BUFETE JURÍDICO
  MARCOS GARCÍA-MONTES  
Fernando el Católico,3 , 1º Izqda. B - Teléfonos: +34  91 447 63 49/ +34 91 447 79 42 - Fax: +34 91 594 12 77 -  Email: bufetejuridico@marcosgarciamontes.com
 

   Inicio

   Historia

   Especialidades

   Casos

   Contacto

   Artículos

 

PROLOGO DEL LIBRO DE “EL PERA”

         El término de "delincuencia juvenil" fue acuñado en Inglaterra en el año 1815 y desde entonces han existido y se han cometido comportamientos delictivos por menores penales, fuera cual fuera la edad establecida para así considerarlos.

La delincuencia juvenil es un fenómeno de ámbito mundial, pues se extiende desde los rincones más alejados de la ciudad industrializada hasta los suburbios de las grandes ciudades, desde las familias ricas o acomodadas hasta las más pobres, es un problema que se da en todas las capas sociales y en cualquier rincón de nuestra civilización.

La cuestión es que desde hace una década esa delincuencia juvenil ha aumentado de forma alarmante, pasando a ser un problema que cada vez genera mayor preocupación social, tanto por su incremento cuantitativo, como por su progresiva peligrosidad cualitativa. 

Una de las razones de ese aumento es la proliferación de las bandas juveniles. Los actuales momentos de las bandas de teenagers que se corresponde con los actuales ñetas (originarios de Puerto Rico) y latin kings (originarios de Ecuador) y los antiguos teddy-boys (Reino Unido) bloussons noirs (Francia) , los vitelloni (Italia), los histres (USA), los halbstarker (Alemania), loss anderujmer (Dinamarca), stillia guines (Rusia) , zazous (Africa), hooligans (Polonia, importado de lso aficionados futboleros  británicos), taizo-zoku (Japon), pavitos (Venezuela) y en España los gamberros.

Podemos decir que la globalización ha llegado a las bandas callejeras. Las pandillas son un fenómeno mundial, no porque se hayan convertido en organizaciones multinacionales (aunque algunas lo son), sino por la enorme movilidad de sus miembros y su cultura en los últimos tiempos, la inmigración e internet sirven de vehículo de los mensajes y símbolos de las bandas.

Este hecho es un contrasentido pues hablamos de una pandilla que territorialmente puede estar aislada en un barrio o territorio marginal de una ciudad y que por otro lado se extiende a todo el mundo.

El crecimiento de este fenómeno no es un dato aislado a un país concreto sino que también es global. El Centro Nacional de Bandas Juveniles de EE.UU. calcula que ya hay más de 731.500 pandilleros, repartidos en 21.500 bandas distintas de todo el país y que bandas existentes en EE.UU. han llegado a España, Francia, Grecia, Suráfrica, Brasil, Países Bajos, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Jamaica, México, Canadá, Japón, China y Australia, entre otros lugares. Como dato además de los ya mencionados ñetas y latin kings tendríamos en España las maras, los santos o los lion black y la policía holandesa ha identificado a grupos que usan nombres de bandas de California, como los Eight Tray Crips.

Como hemos dicho no sólo a través de la inmigración se reproduce y propaga este fenómeno sino que si en Internet se buscan lemas o menciones de bandas callejeras se obtiene una serie de páginas web con proclamas, normas, imágenes, símbolos e incluso territorios. La Red es una nueva plataforma para la guerra entre pandillas, y el ciberespacio es una salida para actividades que, en la calle, podrían desembocar en violencia, como las muestras de falta de respeto por bandas rivales, afirmaciones de superioridad o revelación de secretos. Hay sitios enteramente dedicados a exaltar la historia y los símbolos culturales de las bandas, que incluyen documentos internos, oraciones y fotografías. 

En el fondo, las bandas, más que una mera cuestión de justicia penal, son un problema social. Uno de los mayores desafíos actuales es el de reinsertar a un delincuente en una comunidad. Las etiquetas de "ex delincuente" persiguen a la gente durante toda su vida, y hacen casi imposible que una persona pueda volver a empezar desde cero. Estos menores pasan por la justicia penal sin que se produzca ni la resocialización ni la reinserción. Las estrategias no pueden quedarse simplemente en detener y enviar a la cárcel, deben tener en cuenta, en primer lugar, las estructuras económicas de las ciudades y los barrios donde se genera el fenómeno y, en segundo lugar, las circunstancias personales y familiares del menor.

Porque no podemos olvidar que estamos ante un menor que comete un comportamiento delictivo y no podemos hablar en general de la pandilla o de la banda imputándole a ese menor el comportamiento general de la misma o el miedo que tiene la sociedad frente a dicho fenómeno.

Hay que resaltar frente a esto como la opinión pública e incluso la doctrina científica suelen fluctuar desde una posición en abstracto en la que se considera al menor delincuente como una víctima de las condiciones sociales que debe ser sometida a medidas de protección con el fin de lograr su reinserción (posición que podríamos hacer girar en torno al concepto del menor infractor como menor en peligro) a una posición ante concretos fenómenos delincuenciales graves en la que se exigen duras medidas penales y tolerancia cero contra estos infractores juveniles (posición que enfocaría al menor delincuente como menor peligroso).

Estos movimientos pendulares se recogen en todas las reuniones y Congresos nacionales e internacionales entre los que queremos destacar los siguientes: 

Reducing Custodial Sentencing for Young Offenders: The European Experience. Children Law UK/Nacro, London, 23th October 2002. 

First International Conference "Juvenile justice and the prevention of juvenile delinquency in a globalized world". International juvenile justice observatory. Salamanca, October, 2004

Factores de protección individuales frente a la conducta antisocial en adolescentes. II Congreso Español de Criminología, Barcelona, 21 a 23 de abril de 2005.

Lo mas importante creo, no es el debate de si el menor debe ser internado o no en un centro o si deben existir dichos centros de internamiento. Siempre deberán o existirán estos centros. Lo importante es humanizarlos y hacerlos óptimos para los objetivos que deberían perseguir: educar, socializar, recuperar al menor en el mínimo tiempo imprescindible. Lo ideal es que sean centros bien equipados, con personal especializado, y de pequeño tamaño, evitando la masificación. Debe también, en la medida de lo posible evitarse internamientos excesivamente prolongados en el tiempo que no conducen a ningún resultado. 

En el símil de la película Carros de Fuego la larga carrera de Juan Carlos Delgado a la sazón El Pera comenzó delante de los coches de la Guardia Civil y actualmente lo hace al alimón o detrás como instructor de la Benemérita Institución , lo que desde la óptica de la Sociología y Biología criminal supone que huía del menor delincuente para convertirse en el mayor maduro dentro de la Ley.

La única lectura posible es que con la ayuda del Tio Alberto y de la Ciudad de los Muchachos, y si fuera posible y los politicastros tuvieran mayor preocupación por los menores y jóvenes, la reinserción y resocialización del menor delincuente es posible siempre que el presupuesto del Estado recuerde que los mimbres se pueden enderezar en vez de crear autenticas escuelas de delincuencia con el olvido de los barrios marginales. El presupuesto y los padres de la patria no pueden olvidar la ciencia, los científicos y los menores y no legislar al socaire de los acontecimientos sociales con fines electoralistas  Menos tanques y mas escuelas juveniles. 

Fdo. : Marcos García-Montes.

Subir

 Vuelos Hacia la Tortura

Prlólogo del libro del Dr. García Andrade

Prólogo del libro de "El Pera"

Sentencia del Tribunal Supremo "Taliban Español"

D. Marcos García-Montes

Especialidades del Bufete Jurídico

Casos del Bufete Jurídico

Como contactar con nosotros

Miembro de I.B.A Unión Internacional de Abogados e Instituto de Abogados de Europa - Miembro del Consejo de Colegios de Abogados de la Unión Europea Miembro de la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA)

Inicio

Historia

Especialidades

Casos

Contacto

Artículos